abril 15, 2005

Cada vez que cierro la última revista del mes es lo mismo. Me toca preparar lista de nuevos temas y entro en modalidad 'sálvenme', tal como diría mi pequeño amigo Stitch (¿no es lo máximo esa película?).

Al final, la lista se hace porque no hay de otra, pero hasta entonces ha acortado mi vida en unos cuantos meses. Bueno, semanas. Ya, está bien. Días. El caso es que sufro.

Hoy es una de esas ocasiones. No tengo tiempo de suspirar de alivio ni de decir misión cumplida, porque el camino sigue y sigue, y yo no tengo ni tiempo de fijarme a dónde me están llevando los pies. Ya si termino en Mordor no será culpa mía.

Hablando de Mordor, el lunes me toca inspección médica (agujas nooooo). No es que yo llore o me duela mucho que me saquen sangre, es que cuando me pongo nerviosa me da risa. Sí, me río cuando me están inyectando, como si me estuvieran haciendo cosquillas. Ya que me busquen la vena para obtener una muestra de sangre, es una carcajada. Estoy mal, sí sabía. No, los psiquiatras nada pudieron hacer. Mi familia y mis amigos me aceptan como soy.

Incluso cuando me aparezco a las once de la noche recitando el alfabeto griego (solo me sé cinco letras, no se emocionen). Ahora estoy recordando los tiempos en que mi mamá me ponía a garabatear los nombres de la parentela en un cuadernito. Después yo los repetía sobre el periódico, los libros de mi papá, las revistas de ella... Qué buenos tiempos, sin horarios, calificaciones ni control de asistencia. Pero lo que decía es que parece que he de volver a las planas. Plana de alfa, plana de vita, plana de gamma... Que me sale fatal. Cero en caligrafía. Pero si ni en el alfabeto normal (o sea el nuestro, los demás por antigüedad que ostenten son anormales según yo) me sale fea la letra, no me pidan más. Por eso: Bless the keyword.

Thesaurus

Idealismo: Asunto que requiere tiempo y energía. Yo no tengo.

Al momento

  • Fragile Things, N. Gaiman